Noticias del gordo

viernes, 29 de enero de 2010

$>Cuando

Cuando toco la espera es que no hay amor, hay sombras con silencios hechos nudos en la nada, ecos distantes entre los dedos y violines que acarician el alma allá, donde el tacto no llega... Cuando me apoyo en la nostalgia es que no hay amor, sólo bocetos indefinidos que dibujan una ilusa esperanza, aburridos alfabetos que intentan disfrazar el horizonte mágico que alcanzan mis palabras... Cuando me escudo en sintaxis es que no hay amor, aunque otros se empeñen en seguir repartiendo las cartas de la baraja, porque hay partidas que están condenadas a quedar en tablas... 
Se me está olvidando sumar, porque parece que cada vez se resta más y se suma menos... Aunque no lo parezca, la mayor parte del día no digo nada, callo y observo.Como no he heredado esquemas mentales que limitaran mis puntos de vista, ni ninguno de esos prejuicios con los que me tropiezo día a día, cuando tengo algo que decir lo digo y cuando tengo algo que hacer, lo hago. No me gusta el mundo en el que vivo y rompo las normas para ver si consigo romper, de paso, todos los estereotipos que se extienden como plagas, aunque luego tenga que recomponerlo todo a besos... No estoy dispuesta a girar en una ley universal que revoco, porque no me ayuda a crecer. Tropiezo y me caigo, muchas veces, quizá por eso procuro ir un par de pasos por delante...
Mi baremo vital necesita ser superado cada día, será que soy una inconformista, o será que se me están olvidando muchas cosas. A veces, cuando me da por ser ingenua, busco la verdad y sólo encuentro dogmas que, curiosamente, son muy poco veraces. Claro que también encuentro cosas muy interesantes, como soledad llena de gente y un enorme silencio en todo el griterío de ahí afuera, sentimientos extraviados que necesitan ser primero asimilados bajo el prisma de una moral corrompida, y promesas... todo está lleno de promesas, que a la mínima brisa desaparecen.
 Donde todo es complicado, mi vida es mucho más sencilla... En mi mundo no hay aceras grises porque camino ocupada observando los rostros cabizbajos que a su vez caminan mirando sus propios pasos. En mi mundo el sol amanece y se pone, y la luna sigue su ciclo, día tras día, supongo que desde mucho antes de que inventáramos el tiempo... Vida y muerte cotidiana, una opción prodigiosa a la catarsis que parece que nadie ve...
Cuando surgen interrogantes en el lienzo de mi instinto no hay amor, hay deseos de condicionarme y limitarme. Y como soy así, sonrío... y le doy vuelta y media a la vida.

Tags: narrativa, anticonformismo, libertad, textos, libros

Publicado por mutansex @ 2:17 | 0 Comentarios | Enviar